El día en que Mike Tyson mordió a Holyfield


Mike Tyson es todavía, a sus 55 años, el máximo exponente del boxeo para una buena parte de los aficionados al deporte en todo el mundo.

Michael Gerald Tyson con tan solo 19 años, en 1986, se convirtió en el campeón de peso pesado más joven de la historia del boxeo A partir de ahí su fama fue creciendo a medida de iba noqueando a sus oponentes y sumando victorias convirtiéndose en una de las personas más famosas entre los finales de los 80 y los 90.

La vida del boxeador siempre ha estado rodeada de controversias y polémicas, pero dentro del ring su acción más recordada (por lo negativo) fue lo que sucedió el 28 de junio de 1997 en las Vegas en su combate contra Holyfield.

Hay que tener en cuenta que en 1992 Mike Tyson fue condenado a una pena de 10 años de cárcel por la violación de una modelo, 6 en prisión y 4 de libertas condicional. Por buena conducta consiguió salir a los 3 años y 6 meses. Al recuperar la libertad, tomó posesión de sus cinturones, de su título y también programó una pelea con el excampeón de peso pesado Evander Holyfield. Tyson fue derrotado con un nocaut técnico en el asalto número 11. Esto lo molestó de sobremanera y consiguió una revancha programada para el 28 de junio de 1997, donde se descontroló totalmente y le mordió ambas orejas a Holyfield hasta arrancarle un pedazo. Mike Tyson mordió hasta en dos ocasiones la oreja a su contrincante, a quien acabó por seccionarle ocho centímetros. De hecho, el árbitro permitió que continuara el combate después de la primera mordida, con la única sanción de dos puntos para Tyson, que fue descalificado tras volver a actuar igual instantes después.


Sobre lo ocurrido Tyson dijo lo siguiente: "Le mordí porque quería matarle. Estaba realmente enfadado porque me había golpeado la cabeza. Perdí el conocimiento de toda la pelea. Me sacó de mi plan de lucha y todo. Bueno o malo, no voy a dejar que nadie se lleve mi gloria”

Tras esto, Tyson fue descalificado y perdió su licencia de boxeo en el estado de Nevada, aunque posteriormente la volvería a recuperar. Desde entonces, su carrera fue en declive y aunque continuó peleando hasta los 35 años no volvió a ganar ningún título hasta que decidió retirarse.